jueves, 27 de mayo de 2010


La calamidad llena de púas
se arrastra y desata los hilos del mundo.
El alacrán dorado embelleze
esta tumba
y frenético raspa mi nombre en la piedra.

Ecos candidos
Llega la náusea

Ladran los lagartos
se desmiembran las hadas
La última jirafa de ambar se ahoga en nata
Tras el escaparate niños mecánicos
danzan en el hielo
Un arquero lanza joyas a estupefactas luminarias

Amazonas,

Jergones

Irreverencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario