viernes, 21 de mayo de 2010

La noche fresca de Abril trae ramilletes y colgantes.
Cabalgan entre tejados sueños de colores ardientes,
hadas sin zapatos que portan , cofres , diamantes , vestidos.

Me encanta vivir , a veces , me encanta.
Esta noche es de un olor a rocio inconfundible,
de un tacto a pañuelo de seda bordado con iniciales rosas.
Todos los ojos del mundo rejuvenecen y
son capaces de ver , ahora ,
los farolillos
el verde esmeralda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario