jueves, 20 de mayo de 2010

La tormenta llegó de improviso
Arrancó la madera mal puesta del suelo
Volaron las tejas y se vieron mil estrellas.
La flor resiste sujeta por las garritas del gato gris
El esfuerzo mal cimentado Los sueños..
brutal,
maldita,
preciosamente luna.
A la mañana siguiente..
una voluta de humo,
como corona de santo.
Tumba

1 comentario:

  1. me encanta lo de las garritas sujetando la flor, viva grasi!! un besito

    ResponderEliminar